jueves, 17 de abril de 2014

13 señales que NO eres feliz en tu matrimonio


Lastimosamente la vida nos enseña que no todos los matrimonios son "felices para siempre". Los problemas en casa, el dinero, los niños y hasta las presiones laborales pueden generar un deterioro en la vida familiar y por ende en tu matrimonio.

Aquí te brindamos diez señales para que puedas identificar qué tan feliz eres en tu matrimonio:

  1. La actividad sexual disminuye. Las continuas negaciones de tu pareja hace que pierdas el gusto por  hacerla tuya. Ese libido que antes era parte de ti, simplemente va desapareciendo. Pasan a ser de amantes apasionado a solo compañeros de cuartos. Acuérdate que No existe una relación de pareja sin intimidad.
  2. La casa no es el "dulce hogar". Salir del trabajo es casi una pesadilla con el simple hecho de pensar que tienes que volver a casa. Cuando estar en casa ya no es un placer, la relación ha llegado a un punto muerto y debes tomar acción. La vida es una sola y se basa en la felicidad.
  3. Incomunicados. Hoy que hay tantos medios para estar permanentemente comunicados, el simple hecho que no darte un tiempo para llamarla, enviarle un mensaje por Whatsapp o un inbox por Facebook, denota que estás comenzando a perder el interés en estar conectado a ella.
  4. ¿Quién da más?. Cuando comienzas a fijarte en las contribuciones que ella hace y las comparas con las tuyas, es porque las cosas no andan bien. Cuando una relación que va "viento en popa", tanto para ella como para él es fácil dar y recibir.
  5. Pendientes en casa. Muchas veces los hombres generamos una serie de excusas cuando ya no queremos estar con nuestras parejas. Ver un programa de TV hasta muy tarde en la sala o leer un libro al momento de acostarte. Si ya no tienes ganas de hacer el amor con tu mujer, algo anda mal.
  6. Mal genio. Otra señal que las cosas no van bien por casa es cuando te molestas por ridiculeces. Que si no tendió la cama bien, que se hizo tarde un minuto, que por qué entró a la ducha antes que tú, y una lista interminable de peleas sin sentido.
  7. Pérdida de amor. Esto no se limita al sexo, sino a los detalles y gestos para con tu pareja. Despedirte con un "Hasta luego, ya regreso por la noche", sin un beso de por medio o sin mostrar una sonrisa, es una señal inequívoca que las cosas no están bien.
  8. Oídos sordos. Muchas veces los hombres, cansados de tanto problema en casa, simplemente deciden encapsularse y dejar de preocuparse. Y es que esa es su naturaleza. Al inicio se muestran muy preocupados por todo, pero luego simplemente dejan de hacerlo y pierden el interés en buscar una solución porque simplemente creen que ya no existe una.
  9. Mis prioridades. Otra señal que tu relación no pasa por un buen momento es cuando comienzas a mirar al futuro solo en función a ti, a tomar las decisiones de casa solo, sin involucrar en tus proyectos a tu pareja. Incluso ni siquiera la vez en tu vida a mediano plazo. Es hora de hablar.
  10. Situaciones conflictivas. Empiezas a traer al presente situaciones del pasado, que en su momento fueron solucionadas, sin ninguna razón. Todo te molesta de tu pareja.
  11. Dejas de tener citas. Cuando un hombre está enamorado, hace todo lo posible por complacer a su pareja, no solo en la cama, sino invitándola a algún lado a pasarla bien. Si tienes problemas, las citas simplemente no existen en tus planes.
  12. Se busca. Si una relación no va bien, alguno de los dos suele buscar una persona distinta a su pareja para sentirse amado. Muchas veces  aquella frase "un clavo saca a otro clavo" es solo una solución pasajera, pero no es lo aconsejable.
  13. Me voy de la casa. Si un hombre llega a tomar esta decisión es porque la situación simplemente es incontrolable para él y necesita un espacio donde pueda respirar. Frases como "no sé si puedo seguir con esto" o "quizá deberíamos darnos un espacios" son señales que él no es feliz en casa y posiblemente esté considerando la separación o el divorcio. 
 Si estás sacudiendo tu cabeza en señal de confirmación en cada punto, míralo como un aviso de podrías no estar siendo feliz en tu matrimonio. Conversa de tus preocupaciones con tu pareja. Si las discusiones no llegan a buen puerto, considera buscar la ayuda de un especialista.

0 comentarios :

Publicar un comentario