martes, 22 de abril de 2014

Cáncer de Próstata: Todo lo que necesitas saber de esta enfermedad


La próstata es parte del sistema reproductor del hombre. Está ubicada enfrente del recto y debajo de la vejiga; rodea la uretra, el tubo por el que fluye la orina. Una próstata sana es casi del tamaño de una nuez.

La próstata produce una parte del fluido seminal. Durante la eyaculación, el fluido seminal ayuda a transportar los espermatozoides hacia afuera del cuerpo del hombre como parte del semen.

Las hormonas masculinas (andrógenos) hacen que crezca la próstata. Los testículos son la fuente principal de hormonas masculinas, incluyendo la testosterona. Las glándulas suprarrenales también producen testosterona aunque en pequeñas cantidades.

Si la próstata crece demasiado, comprime la uretra. Esto puede causar problemas urinarios al hacer lento o detener el flujo de la orina desde la vejiga al pene.

El proceso del cáncer

El cáncer empieza en las células, las cuales son las unidades básicas que forman los tejidos. Los tejidos forman los órganos del cuerpo.

Normalmente, las células crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células envejecen, mueren, y células nuevas las reemplazan.

Algunas veces este proceso ordenado se descontrola. Células nuevas se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita y las células viejas no mueren cuando deberían morir. Estas células adicionales forman una masa de tejido, que es lo que se llama tumor.

Los tumores pueden ser benignos o malignos:

Los tumores benignos no son cancerosos.
  • Los tumores benignos rara vez ponen la vida en peligro.
  • Generalmente, los tumores benignos se pueden operar y pocas veces vuelven a crecer.
  • Las células de tumores benignos no invaden los tejidos de su derredor.
  • Las células de tumores benignos no se diseminan a otras partes del cuerpo.


Los tumores malignos son cancerosos.


  • Los tumores malignos generalmente son más graves que los tumores benignos. Pueden poner la vida en peligro.
  • Los tumores malignos generalmente pueden extirparse, pero algunas veces pueden volver a crecer.
  • Las células de tumores malignos pueden invadir y dañar tejidos y órganos cercanos.
  • Las células de tumores malignos pueden diseminarse (presentan metástasis) a otras partes del cuerpo. Las células cancerosas se diseminan al desprenderse del tumor original (primario) y entrar en el torrente de la sangre o en el sistema linfático. Estas células invaden otros órganos y forman tumores nuevos que dañan estos órganos. Cuando el cáncer se disemina, se llama metástasis.


Cuando el cáncer de próstata se disemina (se extiende) fuera de la próstata, las células cancerosas se encuentran con frecuencia en los ganglios linfáticos cercanos. Si el cáncer ha llegado a estos ganglios, es posible que también se haya diseminado a otros ganglios linfáticos, a los huesos o a otros órganos.

Fuente: Cancer.gov

0 comentarios :

Publicar un comentario